Prologo Los Pueblos del Camino Contacto

El Camino Olvidado

El Camino de Santiago por la Montaña

El Camino Olvidado

El Camino de Santiago por la Montaña

El Camino Olvidado

El Camino de Santiago por la Montaña

El Camino Olvidado

El Camino de Santiago por la Montaña

El Camino Olvidado

El Camino de Santiago por la Montaña

El Camino Olvidado

El Camino de Santiago por la Montaña

El Camino Olvidado

El Camino de Santiago por la Montaña

El Camino Olvidado

El Camino de Santiago por la Montaña

El Camino Olvidado

El Camino de Santiago por la Montaña

sábado, 28 de febrero de 2009

Balmaseda



Su privilegiada situación en el Camino Real permitió a Balmaseda ser un pequeño imperio en la Edad Media, ayudado en parte por una colonia de judíos, que fueron expulsados en 1486. Hoy, este precioso pueblo vizcaíno, que conserva el esplendor de su pasado medieval, ha recobrado un nuevo impulso gracias al agroturismo. En el aniversario de su fundación hace ahora 800 años, Balmaseda se ha hermanado con la ciudad italiana de San Severino.

Los desfiles en trajes de época, las comidas populares, los fuegos artificiales y las grandes fiestas medievales gustan mucho en Balmaseda. Situada al oeste de Vizcaya, se ha hermanado este año (cuando celebra los 800 años de su fundación) con la ciudad italiana de San Severino.

El 24 de enero de 1190, don Lope Sánchez de Mena, señor de Bortado, acordó el fuero y la sede de una jurisdicción a la ciudad. Así nació la primera ciudad de Vizcaya, mucho antes que Bilbao (1300), aunque hay que matizar esta primacía cronológica: en el S. XII, Balmaseda, bajo la corona de Castilla, todavía no formaba parte de Vizcaya. En realidad, se integró en la provincia vasca en 1394, al mismo tiempo que la región de las Encartaciones, al oeste de Bilbao.

Balmaseda fue también la primera pedanía sobre el río Cadagua, un afluente del Nervión. La población, por su papel de frontera fiscal, constituía un lugar de paso obligado hasta 1841 para los comerciantes que viajaban entre la llanura castellana y la cornisa cantábrica. A partir de esa fecha, la aduana fue transferida a la ciudad.

En el presente, en el fondo de un valle, la ciudad de don Lope Sánchez de Mena no oculta su pasado medieval, marcado por sus largas calles de trazado regular, su hábitat estrecho y su actividad diaria agrupada en torno a la iglesia gótica (estilo artístico siglos XII-XV) de San Severino y al ayuntamiento. Este último ocupa un edificio de estilo neoclásico con un vestíbulo de columnas, apodado por los lugareños como la mezquita. Asimismo, dominando el curso del Cadagua, las mansiones blasonadas testimonian su rico pasado comercial, al igual que los palacios del marqués de Buniel o de la familia Urrutia.

Otra imagen emblemática de Balmaseda es su viejo puente sobre el Cadagua, que data del S. XIII, y que al parecer fue construido sobre los vestigios de una obra romana. Con sus puertas fortificadas, que antes formaban parte de la muralla, abría el paso de viajeros y mercancías hacia Vizcaya. Más tarde, por su situación estratégica, la población fue apartada de Vizcaya por el emperador Napoleón. Asimismo, durante unos años, Balmaseda fue englobada en la provincia de las cuatro ciudades, formada por las comunas de Orduña, Santoña, Laredo y Santander.

Hoy, Balmaseda puede recorrerse con calma en el transcurso de un fin de semana. Aparte de sus tesoros artísticos, sus alrededores resultan muy adecuados para la practica de deportes al aire al aire libre, como pesca, mountain-bike, senderismo y parapente. También cuenta con varias casas rurales, que invitan a conocer las tradiciones y gastronomía locales.



Ver mapa más grande

Noceco de Montija

El municipio es una de las primeras y viejas Merindades de Castilla. Su desarrollo histórico ha ido siempre ligado al del resto de la comarca, teniendo gran esplendor en la época medieval, coincidiendo con el desarrollo y repoblación de Castilla. Hasta hace pocos años se creyó que entre Agüera y Noceco se localizaba el área Patriniana, que restauraron los padres del abad Vítulo y sus foramontanosLa comarca de Las Merindades, así como sus alrededores, nos brinda la posibilidad de conocer rincones mágicos con interesantes ermitas románicas, esbeltos torreones, castillos,...un sin fin de tesoros patrimoniales. Con un paisaje de ensueño, donde la diversidad vegetal origina un variado colorido de especial atractivo en todas las estaciones del año, podemos adentrarnos en sus densos bosques de robles y hayedos que nos transportarán a otra época donde la tranquilidad y el sosiego nos invaden de lleno.A la entrada del pueblo podemos ver boleras de pasabolo, muy típicas en la zona; Como peculiaridad, recomendamos observar la bolera principal de Noceco, se transformó en una bolera vertical por falta de espacio en la ubicación en la que se pretendía construir, en la plaza del pueblo. El arroyo Noceco tiene una zona de baño, en la piscina natural que se fabricó entre vecinos del pueblo, muy cercana al Centro de Turismo Rural Siglo XIX .


Ver mapa más grande

Calzada romana de Irús


Los romanos invadieron la Península Ibérica ­Hispania, como ellos la llamaron­ en el año 218 antes de Cristo, y su dominio imperial directo duró hasta el 411 de nuestra era. Fue más de medio milenio de romanización, que exigió la construcción de una red de carreteras o calzadas de vocación comercial, económica y militar.
Una de las vías más importantes comunicaba Astorga, en León, con Burdeos, atravesando los Pirineos por el actual Roncesvalles. Un ramal de esa vía principal se desviaba desde Herrera de Pisuerga (en latín, Pisorica), en tierras palentinas, para dirigirse a Reinosa, donde se ubicaba la ciudad romana de Juliobriga. Desde ésta bajaba al valle de Mena, Balmaseda, Avellaneda y, finalmente, el puerto de Flaviobriga, la actual Castro Urdiales, atravesando la tierra de los autrigones.
Nuestro paseo comienza en el pueblo de Irús, junto a su iglesia fortificada. La calzada se conserva en perfecto estado en algunos de sus tramos y va paralela al río de la Hijuela. Presenta robustos muros de contención en los márgenes y un firme con más de cuatro metros de anchura, adoquinado y con un cordón central longitudinal de piedras. Los linderos de la calzada están formados por espesos setos, con avellanos, madreselvas, que florecen al principio del verano y aroman el camino, y cerezos, cuyos frutos sirven de alimento a los pájaros y también a los zorros, capaces de subir hábilmente a la copa. Sus cachorros, los zorreznos, están saliendo de sus madrigueras al comenzar el estío, y no es difícil descubrir por sorpresa sus juegos y carreras.
Figura de corazón

El verano anuncia la plenitud de la vida y, en el río, las libélulas y caballitos del diablo emergen de las aguas para conquistar la vida aérea. Estos odonatos presentan colores vivos y brillantes, dos pares de alas transparentes y grandes ojos compuestos. Al copular en alguna ramilla, macho y hembra forman una simbólica figura de corazón.
El camino va paralelo al río, sin pérdida, y atravesamos dos alambradas. En un recodo, donde el cauce tuerce hacia la izquierda, nos sorprende la espesura forestal de los encinares, que conviven con el hayedo. Pronto el río se despeña en dos bellas cascadas con pozas cristalinas. Esas aguas carbonatadas forman depósitos calcáreos que, junto con los musgos y otras plantas, dan lugar a la piedra de toba. En las pozas abundan unos pececillos de cuerpo plateado llamados piscardos o chipas (Phoxinus phoxinus). Se trata de una especie bastante asociativa, que nada en grupos más o menos numerosos. Se alimentan de pequeños invertebrados fluviales, como los tricópteros o canutillos que vemos en el lecho del río.
Al acercanos a Arceo, final de la caminata, se abre la vista a los pastizales lozanos. Entre San Juan y San Pedro ha florecido la hierba de San Juan, de flores amarillas, símbolo solar, que, como otras plantas, se debe recoger ahora. Ya lo dice el refrán: mañanicas de San Juan, mozas, vámonos a coger rosas. Llegados a Arceo, volvemos por el mismo camino.


elcorreodigital 13.06.07

Medio centenar de vizcaínos y meneses emprenden dos días de marcha para reivindicar una ruta jacobea con salida en Balmaseda


Medio centenar de vizcaínos y meneses rescataron ayer del «olvido» una antigua ruta jacobea que discurre por Las Encartaciones y el Valle de Mena. Este camino, considerado secundario desde el siglo XII, pasa por Bilbao, sigue la cuenca del río Cadagua y se dirige hacia tierras burgalesas. «Los primeros peregrinos que venían de Europa empezaron a recorrer este trazado en el siglo IX y lo siguieron haciendo trescientos años al no existir otra vía libre de sarracenos, «el nombre por el que los cristianos llamaban a los árabes», relata Adolfo Diego, organizador de esta iniciativa.

Sin embargo, «desde que inventaron el camino francés» -que parte desde St. Jean Pied de Port- desviaron la antigua ruta y abrieron una nueva desde Puente la Reina, en Navarra. «Alabaron las bondades de la nueva vía y desprestigiaron el antiguo trazado, metiendo miedo y hablando mal de sus gentes», explicó Diego, miembro de la Asociación del Camino de Santiago en Vizcaya.
A fin de «reivindicar, relanzar y dar continuidad» a este camino, unas cincuenta personas partieron ayer a primera hora de la mañana de la plaza San Severino de Balmaseda. Equipados con sus mochilas, botas y makilas, los peregrinos enfilaron hacia el puente de las Oleas, en el límite entre Vizcaya y Burgos. Al poco, siguiendo el río Romarín se encontraron con los primeros restos de calzadas romanas que atesora la ruta, entre las que destacan las de Gijano, Nava, Burceña e Irús.
Costilla y panceta
Sobre la una de la tarde alcanzaron Villasana, donde les esperaban unos guías para mostrarles el pueblo. Tras llegar a Siones, fin de la primera etapa, se trasladaron en coche a la ermita de San Bartolomé de los Montes, donde pudieron darse una ducha, eso sí, de agua fría. Después de asistir a la misa del peregrino, recuperaron fuerzas a base de costilla, panceta y morcilla, todo asado en parrilla de carbón vegetal. Hoy continuarán su periplo a partir de las 7.30 horas en Santecilla, camino de Irús. Desde allí volverán a San Bartolomé a degustar una sabrosa paella.
Los ayuntamientos de Balmaseda y Valle de Mena se han encargado de limpiar y adecentar toda la ruta de cara a la marcha. La edil de Cultura del Consistorio encartado, Lourdes de la Puente, acudió ayer a apoyar a los peregrinos antes de que iniciaran su recorrido, y aseguró que los responsables municipales están dispuestos a «colaborar» con esta asociación, con cuyos representantes mantendrá una reunión próximamente. «Vamos a estar ahí para ellos», subrayó.





El correodigital 07.09.08

Los pueblos del Camino Olvidado


Desde Bilbao hasta Villafranca del Bierzo ( Leon)


Iniciamos en :
- BILBAO
- ALONSOTEGUI
- SODUPE
- GUEÑES
- ZALLA
- BALMASEDA
- EL BERRON
- SANTECILLA
- GIJANO DE MENA
- NAVA DE ORDUNTE
– PARTEARROYO
– RIBOTA
– HORNES
– BURCEÑA
– ARCEO
– IRUS
– BERCEDO
– QUINTANILLA SOPEÑA
– VILLASANTE
– LOMA DE MONTIJA
- ESPINOSA DE LOS MONTEROS
– SANTA OLALLA
– PARA
– REDONDO
- QUINTANILLA DEL REBOLLAR
– QUISICEDO
– VILLAVASCONES
– QUINTANILLA DE SOTOSCUEVA
– VALLEJO DE SOTOSCUEVA
– ENTRAMBOSRRIOS
– LAS ROZAS
–SAN MARTIN DE PORRES
– PEDROSA DE VALDEPORRES
– SANTELICES
– SAN MARTIN DE LAS OLLAS
 – ARGOMEDO
– SONCILLO
– VIRTUS
– CILLERUELO DE BEZANA
– HERBOSA
– SAN VICENTE DE VILLAMEZAN
– ARIJA
– BIMON
– LLANO
– RENEDO
– VILLANUEVA DE LAS ROZAS
- LAS ROZAS DE VALDEARROYO
– ARROYO
– RETORTILLO
– CERVATOS
 – OLEA
– REINOSILLA
- CASASOLA
- LA CUADRA
– LAS QUINTANAS
– LA QUINTANA
– MERCADILO
- NESTAR
– AGUILAR DE CAMPOO
- CORVIO
- QUINTANILLA DE CORVIO
– MATAMORISCA
- RENEDO DE ZALIMA
- SAN MAMES DE ZALIMA
– SALINAS
– BARCENILLA DE PISUERGA
- QUINTANALUENGO
- LUGUERZANA
– CERVERA DE PISUERGA
- CANTORAL DE LA PEÑA
- CUBILLO DE CASTREJON
– TRASPEÑA
– CASTREJON DE LA PEÑA
– PISON DE CASTREJON
– TARILONTE
– AVIÑANTE
– SANTIBAÑEZ DE LA PEÑA
– LAS HERAS DE LA PEÑA
- VILLANUEVA DE ARRIBA
– MUÑECA
– GUARDO
– LA ESPINA
– PUENTE ALMUEY
– TARANILLA
– SAN MARTIN DE VALDETUEJAR
– RENEDO
– EL OTERO
– LA MATA
– CISTIERNA
– YUGUEROS
– LA ERCINA
- ACISA
– BARRILLOS DE LAS ARRIMADAS
– LA DEVESA DE BOÑAR
- LA LOSILLA
– BOÑAR
- BARRIO DE LAS OLLAS
– OTERO DE CORUEÑO
– LA VECILLA
- CAMPOHERMOSO
– ROBLES DE VALCUEVA
– ROBLEDO DE FENAR
– SOLANA DE FENAR
– CANDANEDO  DE FENAR



- LA ROBLA
– LLANOS DE ALBA
- SORRIBOS DE ALBA
– OLLEROS DE ALBA
– OTERO DE LAS DUEÑAS
– LA MAGDALENA
- CANALES
- VALDOREO
- QUINTANILLA
– BOBIA
– SOTO Y AMIO
- OTERICO
– RIELLO
– PANDORADO
- LA OMAÑUELA
- GUISATECHA
– EL CASTILLO
– VEGARIENZA
– MARZAN
– BARRIO DE LA PUENTE
- POSADA DE OMAÑANA
– VEGAPUJIN
– FASGAR
– COLINAS DEL CAMPO DE MARTIN MORO
– IGUEÑA

– QUINTANA DE FUSEROS

– LEBANIEGO
– ARLANZA
– LOSADA
– RODANILLO
-  COBRANA
– CONGOSTO
–  SAN ANDRES DE MONTEJO 
– CAMPONARAYA
- CACABELOS
-VILLAFRANCA DEL BIERZO
 

El comienzo

De todos es sabido que uno de los principales atractivos turísticos es el Camino de Santiago. Desde el siglo XI millones de personas fueron a Santiago a ganarse el jubileo a través de distintas rutas. Uno de ellas, prácticamente desconocido , es el denominada camino Olvidado que parte de Bilbao, Valle de MENA- Pasando por Bercedo, Espinosa de los Monteros, etc. hasta Villafranca del Bierzo (León)
Desde el descubrimiento de la tumba del Apóstol Santiago en Compostela, en el siglo IX, el Camino de Santiago se convirtió en la más importante ruta de peregrinación de la Europa medieval. El paso de los innumerables peregrinos que, movidos por su fe, se dirigían a Compostela desde todos los países europeos, sirvió como punto de partida de todo un desarrollo artístico, social y económico que dejó sus huellas a lo largo de todo el Camino de Santiago.

En 1993, Año Jacobeo, se produce el resurgimiento peregrinal. La mezcla de reto deportivo con religiosidad, con búsqueda de lo auténtico y de uno mismo, todo ello escoltado por estilos románicos y góticos, entre caballeros templarios y monjes benedictinos, entre hayas y trigos, entre castaños y carvallos, entre leyendas y milagros hacen del Camino de Santiago una experiencia singular

A traves de esta iniciativa queremos restablecer en Camino Olvidado, por estos pueblos, siguiendo los viejos caminos, pasaremos por lugares de una singular belleza, ademas de recrearnos en retazo de historia, al pisar puentes y tramos de Calzadas Romanas. Las mismas que pisaron las Legiones Romanas, los ejercitos cristianos, en lucha contra los sarracenos y estos mismos cuento efectuaban las razias. Mas tarde los transportes de minerales, lana, pescadi, etc- Y como no los peregrinos que se dirigian a Santiago de Compostela, desde loos primeros tiempos y que a la vez se desviaban a Santo Toribio de Liebana o al Salvador En Oviedo.

A la vera de estas Calzadas, veremos algunos Emeritorios rupestres y docenas de Iglesias de Estilo Romanico, el estilo jacobeo por antonomaria, grabados en sus piedras simbolos y figuras jacobeas en abundancia, tambien restos de hospitales y monasterios. ademas de historias, cuentos, leyendas, toponomos y advocaciones relacionadas con los peregrinos.

Todavia no exite una señalizacion completa, ni red de albergues, por lo cual tendremos que organizar nuestra ruta de pueblo en pueblo y contando con las posadas rurales, cosas que no ofrecen dificultad alguna con los medios actuales y que a su vez nos ofrecerá mas aventura y espiritu de peregrinación, sobre todo a quenes realicen el recorrido con este fin.

Vamos a iniciar en reconocimiento y marcado del camino en los proximos meses, puedes ver los pueblos que según la historia pasa este camino, si crees que puedes ayudarnos, con información, acompañandonos, etc. puedes ponerte en contacto con nosotros, muchas gracias.

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More